Sacados de la cárcel

Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; 18. y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública. 19. Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: 20. Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida. 21. Habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo, y enseñaban. Entre tanto, vinieron el sumo sacerdote y los que estaban con él, y convocaron al concilio y a todos los ancianos de los hijos de Israel, y enviaron a la cárcel para que fuesen traídos. 22. Pero cuando llegaron los alguaciles, no los hallaron en la cárcel; entonces volvieron y dieron aviso, 23. diciendo: Por cierto, la cárcel hemos hallado cerrada con toda seguridad, y los guardas afuera de pie ante las puertas; mas cuando abrimos, a nadie hallamos dentro. 24. Cuando oyeron estas palabras el sumo sacerdote y el jefe de la guardia del templo y los principales sacerdotes, dudaban en qué vendría a parar aquello. 25. Pero viniendo uno, les dio esta noticia: He aquí, los varones que pusisteis en la cárcel están en el templo, y enseñan al pueblo. 26. Entonces fue el jefe de la guardia con los alguaciles, y los trajo sin violencia, porque temían ser apedreados por el pueblo. 27. Cuando los trajeron, los presentaron en el concilio, y el sumo sacerdote les preguntó, 28. diciendo: ¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre? Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre. 29. Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres. 30. El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero. 31. A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados. 32. Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen. 33. Ellos, oyendo esto, se enfurecían y querían matarlos” (Hechos 5:17-33)

 

Los apóstoles, ungidos por el Espíritu Santo, están haciendo milagros y prodigios en Jerusalén, esto causa un revuelo en la ciudad tan grande que incluso gente de otras ciudades traían a sus enfermos para que se orara por ellos y por tanto llega el asunto al oído de los gobernantes.

Este pasaje nos muestra cosas muy interesantes:

 

1.- Dios quiere sacarle de la cárcel.- Los apóstoles no estaban en la cárcel por hacer el mal, sino por predicar el evangelio.

Se puede estar en la cárcel por servir a Dios.

Dios quiere sacarle de cualquier cárcel en la que esté.

 

2.- Podemos poner la doctrina por encima de las evidencias.- Los saduceos no creían en la resurrección de los muertos, y los apóstoles predicaban a un Cristo resucitado.

Sus doctrinas les cegaron e hicieron que ser convirtieran en perseguidores de los apóstoles.

A veces nuestra doctrina, no la de la Biblia, nos hacen cerrar los ojos a las evidencias de Dios.

Hemos oído cosas como “yo siempre he creído en esto, no voy a cambiar”.

 

3.- ¿Qué ocurre? ¿Qué ocurrirá?.- Si a alguno de nosotros nos meten en la cárcel por predicar el evangelio, posiblemente estaríamos tristes, tal vez quejándonos porque estamos sufriendo una injusticia.

Que lo que ocurre no te ciegue sobre lo que ocurrirá.

Lo que pasa ahora puede ser feo, pero Dios está la control de todo y mandará la ayuda o la bendición.

Detrás de los momentos de oscuridad está la luz de Dios.

 

4.- Ministerio de los ángeles.- Dios manda un ángel que: Abrió las puertas, los sacó de allí, les dio instrucciones, y los guardias ni se enteran.

Dios manda ángeles para abrirte puertas, sacarte de situaciones complicadas, y nos instruyen para que hagamos los planes de Dios, y lo hacen en muchas ocasiones de manera invisible.

 

5.- Apóstoles obedientes.- (V.26) Tras la confusión primero entre los gobernantes, aparece uno que estaba en el templo diciendo que allí se encuentran los apóstoles.

Se manda a la guardia, llegan al templo y ven que todo el pueblo está con los apóstoles. Como tenían miedo a la gente, entran en el templo y le piden a los apóstoles que les acompañen.

Los apóstoles no aprovechan la coyuntura y provocan un rebelión, sino que acatan la orden de los policías y les acompañan sin provocar a la masa.

Ellos aceptan la autoridad de la policía.

El cristiano es alguien que respeta y acata la autoridad de aquellos que han sido puesto en autoridad, sean policías, jueces, pastores, esposos o padres.

 

6.-Obedecer todo, menos no predicar el evangelio.- (V.28-29)

Algunos interpretan mal este texto, y dicen que Dios les habló sobre tal o cual cosa y en base a esto pueden saltarse todas las autoridades puestas por Dios.

Aquí lo único que dice es que hemos de predicar el evangelio si o sí.

El evangelio ha de ser predicado aunque nos lo prohíban porque son “Las palabras de esta vida”.

 

7.- El evangelio.- (V.30-32)

“El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero. 31. A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados. 32. Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen”

1. “El Dios de nuestros padres”.- No es un Dios cualquiera, es Jehová de los ejércitos, el Dios de los Judíos.

El cristianismo es judaísmo renovado por Cristo, el cristianismo es seguir al Dios de Abraham, Isaac y Jacob, cristianismo es pasar a la nueva dimensión de Dios dada a través de Jesucristo.

2.“Levantó a Jesús”.- Jesús no se levantó Él, Dios el Padre le levantó.

3.“Vosotros matasteis”.- Hecho histórico que apunta a dos cosas, el arrepentimiento por el pecado que cometieron y la resurrección de los muertos.

4.“Dios le ha hecho príncipe”.- Esta misma palabra es la que es usada en este pasaje para hablar del “jefe” de la guardia. Lo ha hecho Jefe, Él es el que manda.

5.“Salvador”.- La salvación viene a través de Jesús. Nadie puede ser salvo si no acepta a Cristo.

6.“Dar a Israel arrepentimiento”.- Aún el arrepentimiento es un don de Dios. Solo con arrepentimiento, cambio de camino, se recibe la salvación.

7.“Perdón de pecados”.- Solo Jesús puede perdonar los pecados.

8.“El Espíritu Santo”.- Si obedecemos y recibimos a Jesús recibiremos el Espíritu Santo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario