El propósito del matrimonio

” Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 32 No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios” (I Corintios 10:31)

 

– El cristiano debe entender que cualquier cosa que se haga hay que hacerlo para su gloria, comer, beber, y “cualquier cosa”: casarse.

– La situación social hoy en dia es conflictiva en cuanto al matrimonio. Hay pocos matrimonios y muchos divorcios, pocos hijos y mucho confort. El matrimonio está siendo atacado por muchos lados. Los hogares son hogares en conflicto. Los padres y las madres se preocupan más de ganar dinero y tener mucho que de estar con los hijos.

– Muchas familias están destruidas, aunque tienen de todo

– Al par de esto están surgiendo otros tipos de modelos familiares: Madres solteras, unión libre, matrimonio homosexual.

= Todo esta tan complicado que la única esperanza para el mundo es ver a cristianos con matrimonios felices, pero cuando el cristiano adopta el modelo del mundo, no hay esperanza para la sociedad.

= “Haced todo para la gloria de Dios” casarse para la gloria de Dios.

= ¿Para que te casas? Es la pregunta que todos debemos hacernos, ¿nos casamos para la gloria de Dios?. La gente suele casarse para satisfacer sus necesidades. Hay necesidades legítimas del matrimonio: La alegría de vivir en compañía, apoyo, arraigo, tener hijos, sexo, identidad, arraigo.

Son necesidades que suple en matrimonio, Dios las puso para nuestra bendición, pero si uno se casa para satisfacer sus necesidades, para recibir estas bendiciones, no está tomando el modelo de Dios, sino el modelo del mundo.

= El mundo busca la felicidad en el matrimonio, pero cuando el hombre busca la felicidad no la encuentra. La felicidad es el resultado de poner a Dios primero, de vivir para cumplir el propósito de Dios. El hombre o la mujer que busca la felicidad nunca es feliz, pero el que busca hacer la voluntad de Dios, glorificar a Dios, ese encuentra la felicidad.

= Muchos matrimonios fracasan porque van al matrimonio buscando que el otro le haga feliz, y esto es egoísmo. La felicidad del ser humano es entender esto y vivir para la gloria de Dios.

= Dios es el diseñador de la familia, Dios lo creó todo, Dios diseño y creo la familia. Tu familia no es tuya, es de Dios, no existe para ti, existe para Dios. Nosotros no podemos hacer con la familia y en la familia lo que queremos, sino que hemos de hacer la voluntad de Dios.

El propósito del matrimonio no es mi felicidad, sino dar gloria a Dios. La familia existe para que se realice el propósito de Dios aquí en la tierra.

= El matrimonio existe para Dios, no para nosotros. Los beneficios son un regalo del amor de Dios, pero no esta bien casarnos para buscar esos beneficios, sino para la gloria de Dios.

= Dios tiene un proyecto eterno desde antes de la fundación del mundo: Presentarle a su hijo una iglesia gloriosa, y la familia existe para colaborar con ese propósito eterno.

= Todo lo que hacemos en el matrimonio es para Dios, cuando cocinas sirves a Dios, tu cocina es un altar de adoración, la oficina es un altar de adoración, en la fabrica sirves a Dios, estas cumpliendo el propósito de Dios. Dar de comer a tus hijos, trabajar para traer sustento, es colaborar en el plan eterno de Dios, es dar gloria a Dios.

= El matrimonio contribuye a presentar a Cristo una iglesia sin mancha ni arruga. En la familia eres formado, eres tratado, las arrugas se van. Allí se forma el carácter, allí descubres tus debilidades, tu egoísmo. Como dijo un pastor: “Necesito mas del Espíritu Santo en la casa que en la iglesia”

= No te lamentes del carácter difícil de tu conyuge, su mal carácter es para formarte, para hacer de ti alguien dulce, manso, amable

= “bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” (Gen. 12:3) Tu familia es bendita, y debe entender que ha sido diseñada para ser una bendición a otras familias. Tu familia existe para Dios, es un instrumento de Dios para bendecir a otros.

= Nunca va a ser un instrumento de Dios si adopta los patrones del mundo, si busca su felicidad, si busca satisfacerse cada uno a si mismo.

= El esposo ha de amar a la esposa como Cristo amo a la iglesia, ese es el diseño de Dios para el esposo, no es el diseño del mundo, pero es el diseño de Dios.

= La esposa ha de entender que necesita una cabeza para ser protegida, cuidada, y es esposo es la cabeza que Dios le ha puesto. El esposo ha de ser cabeza, pero no cabezota.

= Los hijos han de someterse a los padres, no es el modelo del mundo, así esta el mundo, pero es el diseño de Dios, eso glorifica a Dios, porque así los hijos son protegidos de los peligros de este mundo, y pueden crecer cuidados y listos para glorificar a Dios.

Deja un comentario