Nueve definiciones de cristianismo

¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2. Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. 3. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 4. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? 6. Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. 7. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. 10. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará”  (Santiago 4:1-10)

 

Este pasaje es  muy fuerte, y lo más chocante es que no se lo dice a los gentiles, sino que va dirigido hacia los cristianos, dándonos nueve definiciones de lo que es el cristianismo.

Veámoslas:

 

1.- Cristianismo es paz.- ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?” (V.1) Las guerras se manifiestan fuera, pero se encuentra dentro del corazón del hombre.

Si te quedas embarazado de pasiones darás a luz guerras.

Las guerras no producen victorias, sino derrotas. “Bienaventurados los mansos porque ellos recibirán la tierra por heredad.” (Mateo 5:5)

Un cristiano ha de luchar contra sus pasiones para ser un hombre de paz.

 

2.- Cristianismo es confiar en Dios.- Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís” (V.2) Si quieres ser un fracasado como cristiano codicia, mata (en tu corazón con críticas y descalificaciones), combate y lucha.

Dicho de otra manera, actuar tu y no dejar actuar a Dios no es confiar en Él.

“No pedís” Esto es lo que muestra nuestra confianza, pedir y quedarse quieto, esta es la manera de pelear del cristiano.

“En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza”( Isaías 30:15 )

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios” (Salmo 46:10) 

Pedir y dejar actuar a Dios, este es el arma más poderosa del cristiano.

 

3.- Cristianismo es pedir para Dios.- “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” (V.3) ¿Para quién pedimos? Pidamos para que la obra de Dios se haga.

“Señor dame salud para que pueda servirte” “Señor dame dinero para que pueda invertir en tu reino” “Señor dame vida para que pueda hacer tu obra durante más tiempo” “Señor dame una novia para que pueda servirte mejor” “Señor dame hijos para que ellos también te sirvan” “Señor dame un coche para que pueda visitar a los hermanos” “Señor dame una casa para que podamos tener reuniones en ella”.

La oración correcta está centrada en la obra de Dios y busca la bendición y realización del plan de Dios no el nuestro.

 

4.- Cristianismo es ser enemigo del mundo.- ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (V.4-5) Estamos en el mundo, pero no somos del mundo.

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9)

Somos de otra nación,  y no amamos las cosas que aman la gente del mundo, somos diferentes, porque servimos a un Dios diferente.

 

5.- Ser cristiano es humildad.-Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes” (V.6) Humildes no como una virtud adquirida, sino como una lucha continua contra nuestro orgullo.

Podemos luchar contra nuestro orgullo, Dios nos da gracia (ayuda de lo alto) para que lo logremos.

El ser humano tiende a la altivez, a enorgullecerse, pero Dios nos da gracia para que tiremos hacía debajo de todo lo que nos quiera levantar.

La gracia de Dios derramada sobre los que se humillan abre puertas de bendición en nuestras vidas.

 

6.- Cristianismo es sumisión.-Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros” (V.7) Cuando nos sometemos, el diablo se va, y la bendición de Dios viene a nosotros.

Someterse es negarse “No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre” (Juan 5:30)

Someterse es no hacer lo que uno quiere hacer para obedecer la voluntad de Dios.

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20)

La sumisión a Dios abre las puertas de la vida y de la comunión con Dios, porque se va el diablo.

Decidir es la mayor expresión de libertad, pero es la puerta a cometer errores.

Decida no decidir, no cometa errores, déjese dirigir por Dios.

 

7.- Cristianismo es acercarse a Dios.- Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros” (V.8) Es estar en comunión con Dios, es tener la bendición de andar junto a Él.

No hay cristianismo sin cercanía a Dios, sin sentir su presencia, sin ver su mano actuando en nuestras vidas.

Cristianismo es vivir junto a Dios y verlo actuar.

“Tomado de la mano con Él yo voy”

 

8.- Cristianismo es limpieza.- Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza” (V.8-9) Es sacar los pecados y humillarse ante Dios.

Es reconocer el corazón que tenemos, y pedirle perdón a Dios para que nos limpie.

Cristianismo es sentirse mal cuando se peca y buscar la limpieza de nuestro Dios.

 

9.- Cristianismo es exaltación de parte de Dios.- “Humillaos delante del Señor, y él os exaltará”  (V.10) Nosotros no debemos exaltarnos, pero Él si que va a exaltar a los que se someten a Él.

Tú no te exaltes, humíllate y deja que ese trabajo lo haga Dios.

El que se humilla va a ser exaltado por Dios  “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo” (I Pedro 5:6)

Hay un tiempo en Dios, si tu te exaltas lo vas a hacer a destiempo y va a ser una acción mal realizada.

No te promociones, no hables bien de ti, solo sirve a Dios y deja que Él te promocione si lo ve conveniente.

Deja un comentario