¿En que estar firme?

” Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra” (II Tesalonicenses 2:13-17)

 

– Pablo habla de la situación del pecado del mundo en los textos anteriores

– Ahora comienza a hablar de los creyentes de Tesalónica, estos fueron los primeros convertidos en Europa.

V.13.- “Debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros” Pablo daba gracias a Dios por los tesalonicenses porque, a) Fueron los primeros convertidos, b) Estaban convertidos c)Estaban en medio de un sistema corrupto (Roma-Grecia) y se mantenían firmes.

“Hermanos amados por el Señor”.- No amados por cualquiera, sino por el Señor. Pablo no decía lo que no era, si decía esto era porque en verdad era gente fiel y comprometida con Dios y la obra de Dios.

“Dios os haya escogido desde el principio”.- Aquí Pablo destaca algo interesante. Los judios eran escogidos por la sangre de Abraham, eran descendientes de Abraham, y esto les hacía ser escogidos, pero ahora habla a gentiles, habla de otro tipo de elección, la elección del amor de Dios. Dios te escogió por amor.

– No por méritos, no por raza, no por historia, pero el amor de Dios le hizo fijarse en ti desde el principio para salvación.

– El Judío se salvaba por observación de la ley, pero los gentiles por

a) “Santificación por el Espíritu”.- El Espíritu Santo nos aparta, nos santifica. Cuando el Espíritu Santo llega a ti, te hace distinto, te hace sentir distinto, te notas diferente, por eso no haces lo que hacen los demás, no vas donde van los demás, ni vistes como los demás, porque el Espíritu Santo te santificó, te apartó.

b) “La fe en la verdad”.- Ya no por obras, es por fe. Ya no es por ley, es por creer en Dios.

V.14.- “a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. “ El camino de nuestra salvación es el evangélio. Creer en el evangélio nos lleva a la gloria

V.15.- “Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. “ Ya que la salvación no es por la ley, ya que la salvación es a través de creer el evangélio, hemos de estar fieles a él, hemos de estar firmes en él y retenerlo.

– Hemos de plantarnos en esta palabra. Si no hace falta la ley, si solo es creer en lo que Dios dice, entonces mejor que estemos firmes en ella y que la retengamos.

– Agárrate a la palabra. Retened es leerla, creerla, memorizarla, meditarla, obedecerla

El resultado de todo esto está en el versículo 16 y 17.- “Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra” Dios va a respaldar lo que haces y lo que dices

– Retener la palabra es garantía de éxito “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. ” (I Corintios 1:19)

Deja un comentario