El balcón de Dios

“…Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he visto su clamor a causa de sus exatores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena, y ancha a tierra que fluye leche y miel…” (Exodo 3:1-10) “El Señor miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, para ver si había algún entendido que buscara a Dios” (Salmo 14:1-2)

– Dios mira desde los cielos y toma decisiones aquí abajo en la tierra.

– Dios miró desde los cielos y mandó el diluvio, pero separó a Noe para él

– Dios mira desde los cielos y todos estamos bajo la cámara oculta de Dios. No hay lugar donde escondernos “A donde me iré de tu Espíritu? ¿y a donde huiré de tu presencia? (Sal 139:7)

– Dios mira desde los cielos y decide cosas. En el salmo 14:2 vemos a Dios mirando para buscar a algún entendido que buscara a Dios. Dios mira paa verte, para ver si eres un entendido o eres un “enteradillo”

– Dios mira desde los cielos y no solo ve lo que haces sino que también mira la búsqueda de tu corazón. Los ojos de Dios todo lo atraviesan y Dios mira desde los cielo atravesándolo todo. No hay donde esconderse de Dios.

– En la actualidad hay polémica en cuanto a la privacidad del ciudadano. Hay defensores de que existan cámaras por todos los lados y hay detractores de esto alegando que la libertad y laíntimidad es un derecho a respetar. Pero Dios mira desde los cielos desde mucho antes de que existieran las cámaras de televisión

– En Exodo 3:7-10 Dios mira desde los cielos y ve la aflicción de Israel. Dios mira a Egipto y se aparece a Moisés en Horeb a 400 Kilómetros de distancia.

1.- Había un israelita que se llamaba Josué Leví, él estaba siendo maltratado, el látigo caía sobre sus espaldas una y otra vez, y en esa situación,clama a Dios con todo su corazón y dice: “Dios mándanos un libertador”. Dios mira y decide hacer algo grande, algo maravilloso, porque el mira la aflicción de su pueblo en Egipto. Pero no vé a nadie preparado en Egipto, allí todos tienen mente de esclavos así que llama a Moisés en Horeb (desierto) Egipto era un lugar de verdor y cosecha, Horeb es un desierto, un lugar duro, pero hay un hombre que no tiene mente de esclavo y Dios decide llamar a Moisés. Dios no puede usar a nadie con mente de esclavo. Dios prepara todo un espectáculo con zarza ardiendo que no se consume y habla a Moisés comunicánole que ha sido escogido para libertar a Israel.

2.- Josué Leví no ve nada, no ve la zarza, no ve el mensaje de Dios, no ve a Moisés, solo ve un día nuevo que amanece y tiene que dirigirse apesadumbradamente hácia el trabajo duro, el sol, y el látigo. Aquel día también se presentó duro, un compañero suyo cayó muerto a sus pies por un mal golpe asestado por un Egipcio. Josué Leví con el cadaver en sus brazos mira al cielo y dice a Dios: “¿Dios hasta cuando vamos a sufrir esto?

3.- Mientras Moisés en Horeb ha comunicado la revelación de Dios a su familia y comienzan a empacar la ropa y los demás materiales que van a utilizar para el recorrido. Dios desde los cielos, dice, bien Moisés, ya queda poco para que pueda utilizarte en liberar a mi pueblo.

4.- Josué Leví, se levanta el siguiente día, y la muerte de su compañero le ha hecho ver las cosas distintas, ahora comienza a dudar de la misericordia de Dios y piensa que Dios de verdad se ha olvidado de ellos, que Dios no quiere saber nada del pueblo de Israel. Dios mira desde los cielos y ve a Josué Leví, y se entristece de verlo así, y gira la cabeza unos grados y mira a Moisés como se despide de su familia y comienza el recorrido en dirección a Egipto.

5.-El siguiente día Josué Leví comienza a dudar de la fidelidad de Dios, dice: Dios no solo no se acuerda de nosotros, sino que además no cumple sus promesas, no hace lo que él dice que va a hacer. No nos protege y además está mirando para otro lado. Pero Dios le está mirando y vuelve a girar la cabeza y mira a Moisés que llega a Elim. Elim es el nombre de una planta, es la planta que crece en el desierto, es la planta que crece donde no crece nada. Representa a la gente que maduran y crecen donde otros se mueren y secan, son la gente especial, son los Moisés que maduran en el desierto, son aquellos que de la destrucción, del desastre son capaces de sacar bendiciones.

6.- Josué Leví no vé a Moisés, no ve Elim, lo único que ve son latigos, Egipcios y pirámides, está harto, y acaba llegando a una conclusión. “He de vivir mi vida, Dios no me ayuda, tengo que salir victorioso de aquí, si yo no me preocupo de mis cosas nadie va a hacerlo, ni siquiera Dios”.

Pero Dios mira desde los cielos y vé a Moisés que está llegando a Mara (aguas amargas) Es el lugar del desengaño, es el lugar donde tu llegas esperando la bendición, aún la vés pero lo único que encuentras es que el agua es amarga, y de eso te das cuenta cuando la bebes. En la vida hay muchas Maras, muchos lugares donde uno se desengaña, donde uno se encuentra con aquello que parece bendición pero luego no lo és. Aquí perecen muchos, aquí muchos se desaniman, pero algun tiempo después Moisés se encontrará con estas aguas y un millón de personas queriendo beber, y ante la desesperación va a tirar una rama al agua y Dios va a volver el agua amarga en agua dulce.

7.- Dios mira a Egipto y ve a Josué Leví que está trabajando y comienza a renegar de Dios. Ya dice: “no merece la pena servir a Dios, voy apecar y hacer lo que desee mi corazón en medio de la esclavitud, porque es de tontos seguir a un Dios que no te echa cuenta”. Mientras Moisés llega a Sucot, muy cerca de Egipto, Josué no lo ve, solo ve el látigo, pero Moisés está a las puertas de Egipto. Allí en Sucot (Cabañas) Jacob edificó cabañas para él y sus ganados, Sucot es un lugar de reposo, de descanso antes de introducirte en un desierto, pero aquí es un sitio de descanso antes de entrar en Egipto. Lo que para unos es un paraiso para otros es un desierto, no todo es igual para todos. Dios siempre te va a dar un Sucot, un descanso antes de comenzar algo grande, Dios va a dejarte descansar porque hay un reposo para el pueblo de Dios, aún en las situaciones difíciles podemos vivir en Sucot.

8.- Josué Leví sigue mirando a su problema y llega a la conclusión de que: “Dios no puede hacer nada” El desengaño en el corazón de Josué leví es total, pero Moisés sigue avanzando. hasta llegar a Piton

9.- Piton es la ciudad de Aton el “dios sol”, era una ciudad de idolatría y de pecado, era la boca del lobo, y allí llega Moisés. Cuando Dios te llama te va a llevar a pelear a los lugares más difíciles, porque Dios no tiene mente de esclavo, el tiene la mente de Dios, y no hay lugar dificil para él. Puede parecernos dificil a nosotros, podemos temblar nosotros, podemos ver grande a Faraón nosotros, pero Dios ve a un pobre desgraciado que no tiene nada que hacer nada ante él. Y Dios quiere que sus siervos entiendan que si Él está con ellos nada puede estar contra ellos.

A estas alturas Josue leví, ha llegado a tal grado que las cosas las saca de su corazón y las pone en palabras y comienza a contaminar a su esposa de sus quejas, dudas, temores y desengaños del Dios que le traicionó. El resto de los judios son unos ingenuos al seguir a un Dios que no quiere saber nada de ellos, como se puede estar tan engañado le dice a su esposa. La esposa no puede creer oir lo que está oyendo de los labios de su esposo, y mientras se sienta por el asombro se comienza a oir por la calle voces diciendo: ¡A venido Moisés, El va a liberarnos, el liberador prometido ha llegado a Egipto ¡

Deja un comentario