Carácter de un súbdito del reino de Dios

Carácter de un súbdito del reino de Dios

 

Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, 13. de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. 14. Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor. 15. Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 16. Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 17. pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. 18. ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún. 19. Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, 20. conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte. 21. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 22. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. 23. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; 24. pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros. 25. Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe, 26. para que abunde vuestra gloria de mí en Cristo Jesús por mi presencia otra vez entre vosotros. 27. Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, 28. y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto de Dios. 29. Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él, 30. teniendo el mismo conflicto que habéis visto en mí, y ahora oís que hay en mí (Filipenses 1:12-30)

 

Un arma tan poderosa como la más eficaz de las espadas es el carácter del soldado.

Los grandes imperios tienen muy complicado vencer a gente con menos armas pero con un corazón decidido a no ceder sus posesiones y tierras.

No hay nada más poderoso que el valor que nace del corazón de alguien convencido.

He visto documentales donde animales pequeños hacían frente a otros mayores que ellos y les vencían.

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11:12)

La interpretación más aceptada es que no admite cobardías ni “medias tintas”, exige coraje y determinación rotunda.

Dicho de otra manera, el reino de los cielos es para valientes.

Este pasaje nos muestra cosas que hemos de hacer con este valor, cosas que son necesarias que tenga el guerrero del reino de Dios.

 

1.- Se preocupa por el progreso del evangelio.- las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio” (V.12) , “o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo” (V.18)

Sus prisiones sirvieron para que otros predicaran el evangelio, y esto era un gozo para Pablo.

En su corazón era más importante que el evangelio se predicara que él estuviera en una cárcel.

El crecimiento del evangelio es un sentir principal en el corazón del súbdito del reino de Dios.

 

2.- Vida centrada en Cristo.- “para mí el vivir es Cristo” (V.21)

La vida centrada en Cristo es el centro del corazón del súbdito del reino de Dios

No importa que otras cosas haga, Cristo es el centro.

Puede ver TV, y como Cristo es el centro va a saber que ver y que no ver, puede trabajar y va a entender su trabajo como un acto de servicio a nuestro Señor, cualquier cosa que haga lo va a hacer para la gloria de Dios.

 

3.- Tiene seguridad de salvación.-y el morir es ganancia” (V.21)

Sabemos que vamos al cielo, que lo que hacemos aquí tendrá repercusión eterna.

Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” (II Corintios4:17)

Es consciente que aquí estamos de paso y que lo que nos espera es mucho mejor que lo que tenemos.

 

4.- Una vida centrada en bendecir a otros.- permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe” (V.25)

Vivir para otros y para que otros crezcan en la fe.Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí” (Romanos 14:7)

 

5.- Sabe cómo comportarse.-Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio” (V.27)

a.- Digno del evangelio.- No actuando de maneras que avergüenzan al evangelio.

b.- Firmes en un mismo espíritu.- No fluctuantes, no un día una cosa y otro otra.

c.- Combatiendo unánimes.- Tener conocimiento que estamos en una guerra y no dejando de combatir. Cuando alguien está en la batalla el resto está presto a pelear si ve que está pasando por apuros.

d.- No dejándose intimidar.- El diablo gana más batallas metiendo miedo que peleando.

 

6.- Ser consciente de los privilegios de estar con Cristo.- “Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él” (V.29)

a.- Creer en Él.- Es un privilegio porque eso nos da vida eterna y nos produce bendiciones en la tierra.

b.- Padecer por Él.- Cuando recibimos persecución es porque estamos haciendo las cosas bien. Cuando recibimos persecución Dios aumenta nuestros galardones en los cielos.

Deja un comentario